(443) 340 66 99
Reserva ahora

5 DESTINOS PARA ESQUIAR

Blog
Fecha: 27 Nov

ASPEN

1

La ciudad de Aspen, Colorado, E.U.-, gira en torno a dos temas particulares: el turismo y el arte. A pesar de ser un pueblo pequeño en medio de las montañas. La gente que encontrarás en Aspen, tanto oriundos como extranjeros, comparte el amor a la naturaleza, el deporte y la cultura.

El clima en Aspen es un poco extremoso: durante el verano alcanza los 30ºC, mientras que en las épocas más duras del invierno puede llegar a los 32ºC bajo cero.

Debido a su condición cosmopolita, Aspen tiene una amplia gama de restaurantes de cocina internacional: italiana, mexicana, argentina, japonesa… para todos los gustos y para todos los bolsillos. Si tu paladar busca algo un poco más regional, no olvides probar el salmón real de Alaska o la langosta blanca de Maine.

Los bares y tabernas al pie de la montaña son uno de los grandes atractivos de Aspen. Después de una sesión de esquí, nada mejor que un traguito acompañado de buena charla. Una novedad: oasis de champaña móviles. ¿Cómo? Así como lo escuchas: si te encuentras en la montaña haciendo senderismo o preparándote para esquiar, quizá puedas encontrarte con un bar móvil donde disfrutar una copa de champaña y deliciosos canapés. Ojo: estos bares solo aparecen entre febrero y abril.

Recomendaciones:

  • Debes visitar Snowmass, ya que aquí se encuentra una maravillosa escuela de esquí, además de que en sus instalaciones hay muchas actividades para niños.
  • Recuerda que una de las grandes ventajas de visitar Aspen es su tipo de nieve: la snow powder, una nieve seca y ligera ideal para este deporte, pues permite un mejor deslizamiento.
  • Puedes dar un respiro a tus piernas haciendo algo de tubing –trineos hechos de cámaras de llantas- en la nueva pista de Snowmass, Tubing Hill.
  • No olvides practicar algo de après-ski, o sea, el copeo y charla después de una sesión de esquí, en cualquiera de los muchísimos bares al pie de la montaña.

WHISTLER 

1

Para poder llegar a la Columbia Británica debemos de pensar en una maleta que va a ser cómoda, porque vamos a incluir ropa térmica. Ropa que nos sea mezclilla y que sea impermeable para que la nieve no traspase: pantalones de pana, cuellos de tortuga y un buen rompevientos, pues en esta época tenemos vientos muy fuertes. En Vancouver la temperatura va de los O°C a los 5°C, y ya estando en la montaña de Whistler puede llegar a los cinco bajo cero.

La mejor temporada para ir es entre febrero y marzo, cuando encontraremos la nieve en pleno apogeo. Es uno de los resorts con más larga temporada invernal: la apertura oficial es alrededor del 29 de noviembre y la temporada termina hasta el 29 de abril, entre enero y febrero es más barato viajar.

Whistler es una villa tipo ski in ski out, esto significa que todo está pie de montaña. Todo el alojamiento, sin importar el número de estrellas, se encuentra cuando muy lejos a 500 metros de las actividades, así que podemos caminarla. Para ir a las actividades, ya sea andar en motonieves, alquilar un paseo en trineo de perros o cualquier otra, cuentan con un servicio de transporte y el servicio de transporte en el interior de la villa es gratuito.

El terreno es muy amplio, de hecho es el más grande de Norteamérica: su extensión es más o menos de cien hectáreas donde se puede realizar todo tipo de actividades. Las elevaciones van de los 600 a los 2 mil metros sobre el nivel del mar, lo que representa una ventaja para los mexicanos, pues es la altura a la que estamos acostumbrados, así que no seremos atacados por el mal de montaña.

Además, las actividades de esquí están planeadas para principiantes e intermedios, principalmente: las pistas para esquiadores nuevos están marcadas en verde en el mapa de Whistler. En ellas, reciben a los niños desde los tres años de edad y las clases van de las 8:00 a las 15:00 horas. Hay dos lugares en la montaña especialmente para los niños: El fuerte y El castillo encantado.

Dependiendo de las edades y las personalidades, hay diferentes actividades. Para los adultos está la opción de asistir a las clases públicas: hay que llegar a la montaña, adquirir el boleto y reportarse con los instructores. Los grupos son de cuatro personas, lo que garantiza la personalización. Pero también está la opción de contratar un profesor privado, si es que no sabes inglés. Los grupos ahí son de máximo cinco personas del mismo nivel. Pueden contratarlo para medio día o para el día completo.

Si no estás de humor para el esquí, puedes tomar la góndola que une la montaña de Whistler con su gemela, Blackcomb. El paseo dura once minutos y ha roto tres récords mundiales, pues mantiene 36 cabinas en un recorrido de 3 kilómetros y medio a 400 metros de altura.

Después de las tres de la tarde, que es cuando terminan los servicios de esquí, encontrarás muchas opciones para comer en la villa. Puedes probar una cerveza artesanal o visitar un restaurante de cavas, que cuentan con más de dos mil vinos diferentes. La cocina más común es la fusión: por ejemplo, el California Roll, ese plato tan famoso de sushi, se inventó en Vancouver. Tampoco puedes dejar de probar el salmón glaseado con miel de maple o un corte de bisonte o jabalí.

La experiencia es mágica y disfrutarás mucho de la vista o el sonido de la nieve cuando la pisas en absoluto silencio y en medio de la naturaleza.

Algunas recomendaciones:

  • Ten listo el trámite de tu VISA: tarda unos diez días.
  • No es necesario rentar auto, pues la villa es pequeña y está diseñada para caminarse.
  • Las clases públicas para adultos son en inglés, así que practícalo.

JACKSON HOLE

1

Es un lugar que ofrece actividades todo el año. En verano por ejemplo, la naturaleza es el principal atractivo, pues se encuentra ubicado cerca del parque nacional más importante de los Estados Unidos: Yellowstone,

Sin embargo, en la temporada invernal es un destino de ensueño. Tienes el pequeño pueblo de Jackson que acaba de cumplir cien años de historia. En él puedes encontrar hoteles temáticos con el sabor del viejo oeste que te dejarán maravillado. Este destino es ski in ski out, y todo se encuentra a no más de 30 minutos de los lugares de hospedaje, tiene una gran variedad de hospedaje para todos los niveles económicos y temáticos y la vida nocturna es muy divertida.

Jackson Hole tiene una particularidad: está ubicado cerca de Grand Teton, unas montañas escarpadas impresionantes. Para los esquiadores muy avanzados hay una pista excelente en la cima de la montaña. Pero también hay opciones para quien apenas quiere aprender a esquiar.

La oferta culinaria es extraordinaria. En el pueblo puedes probar una deliciosa hamburguesa de bisonte que además tendrás la certeza de que su carne está producida por los propios pobladores, es decir, la comida va de la granja a tu mesa.

Si de plano no pretendes esquiar, puedes visitar el espectacular refugio de alces, fundado por Harrison Ford. Es el más grande de Estados Unido y cuenta con un tour a bordo de un trineo jalado por caballos desde el cual podrás apreciar a los hermosos alces que ahí habitan. Tiene otra peculiaridad: los alces cada año cambian de cuernos, no se los cortan ni nada, sino que se les caen para crecer de nuevo. La gente del refugio los recoge y los vende. Con el dinero que recaudan emprenden obras de conservación natural e histórica. En la plaza del pueblo hay cuatro arcos hermosos, fabricados exclusivamente con cuernos de alce.

Recomendación:

  • Para evitar los tumultos de los aeropuertos transitados como el de Houston, puedes llegar desde el pequeño aeropuerto de Salt Lake City.
  • Sus servicios son tan buenos que ha sido nombrado el lugar número uno en Estados Unidos para el esquí.

QUEBEC

1

Quebec está ofreciendo una estación de esquí desde la mitad de diciembre hasta finales de marzo y principios de abril.

Por ahora, Tremblant tiene un nuevo centro turístico: un pueblo peatonal que te permitirá, además de esquiar en la montaña más alta del este de América, disfrutar de grandes fiestas. Aquí, además de otras actividades de invierno, puedes encontrar escuelas para principiantes del esquí y que cuentan con profesores que hablan español.

La montaña más cercana a la ciudad de Quebec es Mont-Saint-Anne. Vistarla te permite, además de practicar el esquí, gozar de toda la infraestructura de Quebec. No es un destino ski in ski out, pero la mayoría de la gente disfruta mucho de visitar la montaña en el día y la ciudad por la noche.

Le Massif es algo nuevo y diferente pues tiene un microclima muy especial. Hay mucha nieve, de aquella que los esquiadores prefieren; hay un pueblito bastante cerca; un viaje en tren que va del pueblo a la montaña. Hay muchas escuelas para principiantes y es mágico porque tiene una vista fenomenal al Río San Lorenzo. Además, no llegas, como en muchos destinos al pie de la montaña, sino a la cumbre. Una experiencia e invierno muy interesante.

En Quebec encuentras muchísimas galerías de arte y una cocina muy variada. Lo que también convierte la experiencia en una actividad cultural. Por supuesto, no son las montañas clásicas del western, pero te permite mezclar lo deportivo con lo cultural. La oferta de invierno es muy interesante para el mexicano.

Si vienen en febrero encontrarás el Carnaval de Quebec y tener la oportunidad de conocer el hotel de hielo. También en Montreal puedes encontrar el Festival de Montreal Iluminada, que es un espectáculo de luces y animación en las calles, además de los festivales gastronómicos.

 

VAIL

1

Vail tiene una montaña muy querida por los mexicanos. El 40% de los departamentos del pueblo es propiedad de mexicanos. En cualquier época del año encontrarás que se habla español. Además, su montaña es hoy por hoy la más grande de Norteamérica. La compañía Vail Resorts tiene destinos tanto en Colorado como en California y Utah.

La nieve empieza desde finales de noviembre. Pero si uno está buscando un buen precio y buena nieve, desde la primera quincena de enero hasta la primera de febrero, es la mejor temporada.

Hay que llevar ropa caliente y ropa impermeable por si llegaras a caerte el agua fría no llegue al cuerpo. Si no tienes ropa impermeable puedes comprarla allá, o en su defecto rentarla. Aunque la diferencia de precios no es mucha, así que es mejor comprarla. La recomendación es vestirse “en capas”. En primer lugar, usar una camiseta de algodón; encima una sudadera; después el traje de esquí y finalmente un chaleco o una chamarra. Las botas, los esquís y los bastones es mejor rentarlos en el destino. Es muy importante llevar lentes oscuros, pues el reflejo de la luz en la nieve puede quemar la retina.

En Vail, como en muchos destinos, hay escuelas de esquí abiertas y por niveles. Pero si una familia quisiera estar junta en las clases, puede contratar a un maestro privado que estará todo el día con ellos. Además puedes hacer motonieve y trineo jalado por perros o por caballos; caminar en raquetas por el bosque; pasear en carruaje por el pueblo; ir de compras, etcétera.

Artículos Relacionados...

Categorías